El fracaso del lobo

Ya me había tardado algo en escribir mi opinión sobre The Wolfman del director Joe Johnston (Jurassic Park III); pero es que de verdad no me agrada destrozar películas, ni estoy acostumbrada a odiar algún filme. Así que no comenzaré tan mal diciendo que pudo haber sido peor.

En una época de la vieja Inglaterra de a principios de siglo XX, estamos familiarizados con la atmósfera sombría y gótica a la cual Hollywood nos ha acostumbrado; además es deseable ya que es una historia de “suspenso”. No tengo ninguna queja en cuanto a lo que producción se trata, el vestuario estuvo muy bien, el maquillaje estuvo “bien” y los sets cumplieron su cometido.

Lo que realmente me perturba y asombra a la vez es la escogencia del elenco. Por una parte, cualquiera estaría dispuesto a ver una película que reúne a tres de los titanes de la pantalla grande, tres veteranos: Benicio del Toro, Anthony Hopkins y Hugo Weaving. Debo admitir que me emocioné el escuchar la reunión de este trío dinámico. Claro que cualquier emoción se puede aplacar cuando anunciaron que estarán juntos en un filme de lobos.

Honestamente siempre supe que este filme sería un fracaso, un risible fracaso; aún así era una de las películas que TENÍA que ver. Al final de la cinta confirmé mi hipótesis inicial: ellos ya están muy viejos para la gracia.


Aaauuuuuuuhhhhhhhhh

Oh, sorpresa. Cuando los efectos digitales han existido por más tiempo de la que yo llevo viva, y se han estado perfeccionando desde entonces; la gracia de los hombres lobos de The Wolfman reside en su mayoría en maquillaje y protesis peludas… Dios…

Realmente no creo que esos hombres parecieran lobos, sino más bien indigentes con rabia. Pero hablaré de cada uno de ellos en su correspondiente apartado.

Benicio del Toro

Si alguna vez tuviese la oportunidad de hablar con Del Toro sobre su desempeño en The Wolfman, le diría: ay, Pobreciiiiiiiito. Para quien no haya visto la película pues le recomiendo dejar de leer, porque contaré algunas cosillas de la trama.

El personaje de Del Toro (DT), Lawrence Talbot -cuándo en la vida un personaje de DT habría de llamarse Lawrence-, un caballero actor, es llamado por su cuñada tras la muerte de su hermano de manera trágica. Ya comenzamos: un caballero y, además, actor de principios del siglo pasado.

Señor DT, entendí lo que trató de hacer: el caballero Talbot es una figura de sociedad dedicado a las artes; por eso usted intentó a pesar de su estatura y talla de personificar un miedoso afeminado, un citadino asqueado del pueblito polvoriento donde está metido, para más, algo romántico ya que se enamora de la cuñada de su difunto hermano.

Pero cómo le costó al señor DT actuar en cada segundo dentro de ese traje ceñido y elegante. El retrato no describía en nada algo parecido que le dijera a un director que Benicio del Toro era el perfecto para ese papel. Epic Fail.

Como dije antes, se notó un intento de actuación en concordancia al personaje; pero no funcionó. El desempeño de DT fue muy forzado y se le notó bastante incómodo en las partes donde tenía que hacer de hijo de papi rico.

Ahora, la parte que todos han esperado: la del lobo. La verdad es que no hay mucho qué decir: Benicio del Toro como lobo es Benicio del Toro con colmillos... así que no hay gran sorpresa ahí.

La parte buena -siempre trato de encontrarle un lado bueno- es que me creí todo cuando DT se destacó en lo que lo hace el experto que es.

Después de que Lawrence Talbot es mordido por un licántropo en el cuello, y después de descubrir que es un asesino inclemente tras su primera transformación; es llevado a un manicomio en Londres por unos investigadores especiales que lo encuentran culpable de todos los asesinatos en el pueblo; a pesar de que no había estado allí sino hasta después de la muerte de su hermano… bueno.

Benicio del Toro hace de loco… no es algo nuevo, pero siempre es efectivo. En el maniconio Lawrence Talbot es torturado y encadenado en una celda. Ante la frialdad y psicopatía de su padre, quien también es un hombre lobo, se siente totalmente impotente al conocer que éste quiere poseer a su nuera… sean imaginativos con lo de “poseer”.

Como es de esperarse nadie cree su capacidad de transformarse hasta que llega la época de lunas llenas,  se convierte repentinamente frente un grupo de médicos loqueros, escapa de la institución para correr y aullar bajo el cielo nocturno y entre los techos oscuros de Londres. Clásico.

Para finalizar con DT, no creo que haya sido un papel adecuado para él, se pasaba de la edad, es muy robusto para su personaje, y no me lo creo de romanticón. Sé que DT parece un hombre lobo ya como es, pero esa no es razón para hacerlo pasar por esa pena.

Anthony Hopkins

Por Cristo, me voy a divertir con esto… desde hace unos papeles para acá (sí, utilizo personajes como medida de tiempo), el señor Hopkins, el reconocido señor Hopkins, interpreta a sus personajes de una manera muy peculiar, lo cual no significa que no me moleste. Quiero decir que tal vez la edad le está pegando y actúa con un desgano que no me explico… además, es como que una falta de respeto para quiénes lo vamos a ver. Señor Hopkins, ponga algo de su parte.

Lo más divertido e increíble, es que en una giro de suspenso (fallido) resultó que el personaje de AH, sir John Talbot, padre de Lawrence, resultó ser la bestia que azotaba el pueblo, el asesino de su otro hijo, el culpable de que Lawrence se convirtiera en licántropo, y además se comió a su esposa… bueno, algo así.

El punto más triste y risible de la película se vislumbra casi al final, cuando padre e hijo, ambos a punto de convertirse bajo la luna llena, libran una batalla mortal de la cual sólo uno puede salir vivo. Dos vejestorios peleando como lobos… por Dios.

Lástima que no haya encontrado una foto de Anthony Hopkins después de la transformación, tal vez porque es una de las sorpresas de la trama (JAJAJAAJAJA); así que les describiré a la terrible bestia carnívora y psicópata que Hopkins YA NO representa. Imagínense una bola de pelos grises, con una carita redonda peluda, ojos pequeños y una estatura pequeña corriendo por toda la sala y hasta por las paredes de la habitración. Era como un Gizmo en tamaño natural. ¿Temible hombre lobo? No lo creo.

No es sólo el hecho de que el personaje de Sir Lawrence fuera un padre desinteresado, un viejo amargado, un excéntrico confuso, sino que incluso su papel como humano es mucho menos creíble que el de licántropo. No me importa que haya tenido unos colmillos de jabalí y estuviera peleando en una habitación en llamas… no, pana, NO.

Hugo Weaving

¿Por qué no pornerle un traje de Chewbacca a HW y hacerle que actúe como lobo también? Perdieron esa oportunidad, porque es este desastre de película eso parecía plausible.

No es sólo el hecho de que el personaje de HW saliera a mitad de película, sino que pudieron haberle sacado mucho más jugo y hacer la cosa emocionante. Weaving interpreta a Abberline, un policía o un detective especial (eso no me quedó muy claro, pero puede que haya sido culpa mía por estar quedándome dormida en el cine) que a final de cuentas es quien persigue a los lobos… y ya… eso es todo para Weaving.

Y para coronar, Lawrence convertido en hombre lobo lo muerde… pero no sabemos qué pasa porque se acaba la película antes de que sepamos algo… de algo.

Qué desperdicio de talento.

Emily Blunt

Bueno, la chica bonita que todos quieren… lo mejor de todo es que al final ella resulta siendo la heroína de la historia matando al Lobo con una daga de plata. De resto, ella está allí para explicar, supongo, el trauma de Lawrence con el suicido de su madre, el cual resulta que no fe suicidio porque su padre fue el culpable del hecho.

Si eso tiene sentido, este personaje y el hecho de que la chica se parezca a la madre de Lawrence podría ser explicado mejor por un psicoanalista.

Creo que las películas de época no le van a EB, la opacan; aunque la verdad no tengo mucha referencia a ella, sólo me gustó en The Devil wears Prada.

En fin, yo no recomiendo esta película, ni siquiera por si tienen curiosidad de ver qué tan mala es. Lo único bueno que tiene es la banda sonora de nuestro querido Danny Elfman, que le trata de poner sazón a la cosa, pero aunque la música hubiese sido en vivo dentro de la sala por una orquesta, igual no hubiese funcionado.

Anuncios

Un comentario en “El fracaso del lobo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s