Caracas es su gente… y no tengo nada en contra de las despedidas

Acabo de ver “Caracas, ciudad de despedidas”, de Ivanna Chávez y Javier Pita. Fue un deber… además, quería entender por completo los chistes en facebook.

No escribo esto para criticar este documental; con lo poco que sé de audiovisuales: sí, hay muchas tomas y secuencias que no tienen sentido… y la música… bueno. Realmente no probaron su punto, un poco débil en la investigación por ese lado; y el mensaje es vacío. Nosé si fue intencional la falta de hipótesis… pero qué se yo de cine.

Mi opinión con respecto a esto es un poco como la del abogado del diablo. Un documental es solo una opinión del director, esa niña se buscó gente que piensa igual que ella y solo a esas personas fueron las que eligió para entrevistarlas; pero no toda la juventud es así. Aunque se que esa gente pertenecen a otra generación diferente a la mía; la que vino inmediatamente después, los que nacieron en los noventas; sé que no todos los jóvenes de Venezuela son así. Hay muchísima gente trabajando por este país, en la universidades, en la política, haciendo trabajo social; es decir, hay una parte que de pana quiere una Venezuela distinta.

Sí hay muchos jóvenes que se quieren ir, es verdad, y yo sí apoyo la opinión de que todos queremos viajar, conocer, experimentar cosas nuevas, especialmente si somos jóvenes curiosos, es nuestra naturaleza. Hay que reconocer que sí hay una parte de la juventud venezolana que se quiere ir y tiene los recursos para hacerlo. No entiendo muy bien el objetivo de este documental pero sí es cierto que hay gente que le encantaría vivir un aeropuerto. ¿Eso es malo, eso es bueno…? Eso solo es así. Hay niños, como estos, que son y piensan de esa manera.

Lo que se ha prestado bastante a las burlas es la actitud de estos muchachos y a sus personalidades. Sí, son sifrinos, y cuáles el problema. Sí, se ven que son chamos de familia con plata; y sí hay gente así porque yo estudié con personas similares durante unos cuantos años en la universidad… pero por favor, se nota que estos niños no pasan de los 21 años, falta algún tiempo aún para madurar. Y sobre todo los jóvenes así (peco al utilizar los estereotipos; pero por eso existe, porque generalmente son ciertos); que se creen unos artistas pseudointensos,  reflexivos, filósofos y qué se yo; en realidad no saben nada del mundo. Qué sabe uno de la vida cuando es chamo. Uno tiene opiniones, uno siempre tiene opiniones… pero qué sabe uno de la vida a esa edad.

Es cierto que Caracas es una ciudad peligrosa, difícil… todo lo demás ya lo conocemos. Pero este es un documental sin importancia, sin trasfondo, sin objetivo, sin mensaje que se nota que era la tarea de unos estudiantes de Comunicación Social que le gustan jugar con cámaras. Tienen su derecho de hacer cuantos documentales, comiquitas, novelas quieran. Y como tan rápido vino, más rápido aún será olvidado porque pregúntense realmente qué aporta esos 18 minutos de video a nuestras vidas.

Y si se quieren ir, nadie los detiene… y que les vaya bien, claro. Eso sí, invítennos a su despedida. Esta ciudad esta mejor solamente con las personas que quieren luchar por ella y que quieren un país mejor, ¿o no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s