¿Por qué nos molestan tanto los selfies?

AVISO PREVIO: ¿Por qué nos molestan tanto los selfies? es una pregunta real; no retórica. De verdad quisiera saber por qué existen personas que se molestan tanto por los selfies y ridiculizan  quienes lo practican. Lo que quiero decir que al final de este post no encontrarás una lista de razones por las cuales todos odiamos los selfies. De hecho, a mi me gustan las fotos, me gusta tomarme selfies y publicarlas. Sabes que a ti también.

Aunque no necesite una razón legítima más allá de “porque puedo” para explicar por qué estoy a favor de los selfies, trataré de exponer las razones por las cuales defiendo la praxis.

Además, en serio quisiera saber por qué te molestan tanto que otros se tomen selfies. En serio, participa y cuéntame; pero no se vale decir solo que es “tonto”.

Empowerment

Si te es desconocido el término, el empowerment significa literalmente “ganar poder”. Tomar acción y apoderarse de algo, generalmente algo abstracto como liderazgo, confianza, control. Este apoderamiento es algo positivo, porque reconoce en la persona las posibilidades que tiene sobre sí mismo y cómo puede influenciar en su entorno.

Los selfies son consecuencia directa del empowerment de la imagen personal. En una sociedad que históricamente ha sido dueña de la imagen de los individuos, sentimos que no nos pertenecemos sino a un sistema que generalmente -y secretamente- rechazamos. Un selfie es una declaración gráfica de nuestra posesión personal: Yo soy mío, me reconozco y te hago saber que nadie tiene poder sobre mi más que yo mismo.

Un ¡urra! por el empoderamiento.

“Me amo”

Se que van a decir que mucho de algo bueno se vuele malo; que la vanidad es dañina y perjudicial. ¿Pero en verdad es dañina y perjudicial? ¿Negativo para quién? ¿Nocivo cómo? ¿Qué daño a la humanidad per se hace alguien que se toma selfies?

Lo mismo dijeron los seudoeruditos los primeros años de vida de la televisión, que era una caja creadora de zombies, ahora es un aparato casi vital. Si el argumento es que quienes se toman selfies son personajes tan narcisos que no contribuyen al mejoramiento de la humanidad, pues la mayoría de las personas que no se toman sielfies en general tampoco lo hacen. No veo una relación directa con tomarse selfies y no ser voluntario en un comedor comunitario, hacer donaciones o reciclar.

Sin embargo, el claro aspecto positivo del selfie es expresar un amor y autoestima válido. Es una proclamación pública de amor propio. Y si consideras que es estúpido sentir amor por uno mismo entonces considera esto: “Si no te amas a ti mismo, entonces cómo demonios vas a amar a alguien más”, o practicar la caridad, la bondad. Todos sabemos que la humanidad tiene una alta carencia de amor.

-Este punto tiene una alta relación con el feminismo y la recuperación del cuerpo y vida de las mujeres; pero no quiero desviar la atención ni provocar a los poco inteligentes haters-

La vieja historia del “fit in”

Es la naturaleza humana: Ser aceptados y pertenecer a un grupo. Está grabado en nuestro ADN, es necesario para la supervivencia. Nuestra sanidad mental depende de ello. Aceptémoslo, todos queremos ser aceptados, recibir esa confirmación social que de alguna manera nos diga que somos una parte “normal” de la sociedad. A lo mejor no queremos ser normales, solo necesitamos que nuestros pares reconozcan que no somos unos sicópatas.

Entonces, qué mejor manera de expresar aceptación y afecto que con “likes”. Sí, tal vez la era de las telecomunicaciones y la información nos ha transformado en seres fríos que divulgan estimación a través de pantallas de computadoras. Es lo que la evolución tecnológica nos ha llevado y, seamos honestos, lo recibimos con los brazos abiertos. Es fácil, rápido y asequible. Para terminar este punto sin querer desviarme mucho del tema, aun hay gente que prioriza el contacto humano sobre el digital; lo bueno es que tenemos la opción de elegir uno o el otro.

Los “likes”, sin duda se convirtieron en la carrera para alcanzar la popularidad, y muchos caímos en esa trampa. Queremos ser los mejores, los más populares, los más originales, los que tienen más seguidores, mas “likes” y más “share”. Ese es el punto, por qué entonces compartir si no queremos esa retribución.

El inconveniente, sé lo que estás pensando, es que hay muchas personas idiotas muy populares, “famosas por ser famosas”, que son intrascendentes, no particularmente inteligentes ni contribuyentes a un mejor mundo . Pero tenemos que reflexionar en quiénes fueron lo que los transformaron en famosas y por qué. El gran acto de rebeldía es dar unfollow, no retuitear y no dar like a lo que nos parece inútil o estúpido.

A pesar de esto, las Kardashian tienen alrededor de 50 millones de seguidores en Instagram -casi que cada una- y Katy Perry tiene más de 70 millones en Twitter. Si quieres que esto cambie pues comienza a seguir a quienes te inspiren y según tus intereses contribuyan al mundo… aunque sé que no dejaras de espiar el fanpage de Shakira en Facebook que, por cieto, tiene más de 100 millones de fanáticos.

¡Pero qué importa!

Por último, estoy a favor de cualquier medio que permita a la gente expresarse, ser libre y opinar responsablemente. A mi no me molesta que la gente se tropiece en la calle con un poste por andar tomándose selfies; cada quien a lo suyo.

Si me interesa saber por qué a algunos les enfurecen estas prácticas, ¿tu qué opinas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s